Cirugía de encías

La enfermedad periodontal es una de las principales patologías causantes de la pérdida de piezas dentales.

Se trata de una dolencia de origen bacteriano que comienza por el enrojecimiento y la inflamación del tejido blando de las encías. Evoluciona hacia la infección crónica, la disminución de la masa ósea, la debilidad de los dientes y su posterior pérdida si no se aborda con rapidez el tratamiento.

Entre los tratamientos que se aplican para curar la enfermedad está el recurso a la cirugía. Se actúa sobre las bolsas de tejido inflamado para eliminar las partes infectadas y devolver la homogeneidad a la encía.

Por otro lado, la cirugía de las encías también se lleva a cabo dentro de los protocolos de diseño de sonrisa, con el propósito de mejorar la apariencia de las encías y contribuir a un óptimo aspecto del conjunto de la boca.

En estos casos, el cirujano remodela las encías añadiendo tejido cuando se ha producido el fenómeno de retrusión gingival (la encía ha perdido terreno y se hace visible la raíz del diente).

En la actualidad, la cirugía de encías es una de las técnicas más modernas aplicadas dentro del tratamiento de la pérdida de hueso sobre implantes antiguos.

Casos de estudio

Implantes sin hueso

El primer paso es realizar un escáner con una prótesis que indique la futura colocación de los implantes, se relaciona posición ideal del implante en hueso con estética definitiva.

Implantes sin cirugía

El primer paso es realizar un escáner con una prótesis que indique la futura colocación de los implantes, se relaciona posición ideal del implante en hueso con estética definitiva.