La necesidad de reducir el porcentaje de enfermedades periimplantarias: una responsabilidad compartida

La necesidad de reducir el porcentaje de enfermedades periimplantarias: una responsabilidad compartida

Tras un tratamiento de implantes, la higiene y el mantenimiento son claves para asegurar su permanencia en la boca durante muchos años. Por desgracia, muchos pacientes olvidan que el cuidado debe ser casi más riguroso que el de los dientes naturales, lo que ha dado lugar, entre otros factores, a un alto porcentaje de enfermedades peri-implantarias.

La periimplantitis, una de las principales causas del fracaso de los implantes

La popularización de la implantología ha traído el beneficio evidente de que muchas personas pueden dar una nueva oportunidad a su salud bucodental. Además, las técnicas y materiales han progresado tanto que, en apariencia, resulta sencillo ponerse unos implantes. Sin embargo, no debemos olvidar que se trata de una intervención quirúrgica que requiere la máxima precisión y profesionalidad. De lo contrario, con el tiempo surgen efectos negativos que pueden conducir al fracaso de los implantes.