Protocolos de seguridad clínica frente al COVID-19

En Clínica Bustillo, como establecimiento sanitario que acoge intervenciones quirúrgicas, siempre mantenemos los estándares y protocolos necesarios para proteger a nuestros pacientes de contagios e infecciones.

No obstante, hemos tomado medidas adicionales debido a las condiciones excepcionales que ha creado la pandemia del COVID-19.

Queremos difundirlas para transmitir a las personas las medidas de seguridad con las que siempre se ha trabajado y para que tengan en cuenta las indicaciones que han de seguir cuando acudan a su cita.

Recepción y salas de espera

Las zonas de recepción y espera están separadas de las áreas quirúrgicas y los gabinetes de consulta para evitar la concentración de personas y facilitar la comodidad de los pacientes.

Allí se seguirán los protocolos habituales de información al paciente, distancia de seguridad y se minimizará el contacto.

El personal administrativo llevará los equipos de protección necesarios y aplicará los protocolos de higiene y seguridad para zona de bajo riesgo.

El flujo de pacientes se ha organizado para determinar el uso de las cuatro salas de espera.

Espacios quirúrgicos

La zona de quirófano está separada del resto de las estancias y en ella siempre se han aplicado protocolos de seguridad especiales.

El espacio quirúrgico es sometido a protocolo de uso, a lo que se suma una limpieza técnica al finalizar la jornada por parte de personal especialmente preparado para ello.

Todas las personas llevan equipos completos de protección individual (EPI), que incluye gorro, mascarilla, bata desechable impermeable, guantes y calzas.

Medidas de protección para el paciente

Hemos ajustado la dinámica de citas y los tiempos de espera para asegurar que en la clínica el número mínimo de pacientes.

Los pacientes deben acudir a la clínica sin acompañantes. Conviene que acudan sin objetos esenciales para evitar la contaminación. Al llegar, el personal le tomará la temperatura y le informará de las medidas de seguridad.

El paciente tendrá que colocarse su equipo de protección según las instrucciones del personal. Se le proporcionará una bolsa para depositar su ropa de abrigo u otros objetos personales.

A continuación, pasará a la sala de espera (donde permanecerá solo) y, posteriormente, al gabinete, quirófano o despacho del doctor, según la fase de tratamiento.

En el caso de que el paciente esté citado para una intervención de cirugía mayor en la Clínica San Miguel, se le aplicarán protocolos específicos, de los que se le informará personalmente días antes de la operación.

Mejoras en las instalaciones

Hemos equipado las instalaciones de la clínica con nuevos dispositivos para contribuir a erradicar la posible contaminación.

Contamos con una cámara termográfica para medir la temperatura de las personas que se encuentran en la clínica, y que ayuda a detectar parámetros fuera de las condiciones normales.