Recientemente hemos incorporado un Desfibrilador Externo Automático (DEA) en las nuevas instalaciones de Clínica Bustillo, en la C/Castillo de Maya, 45 de Pamplona.

El dispositivo se suma a la red de equipos disponibles en la ciudad y en toda Navarra para hacer frente a las necesidades de reanimación cardiopulmonar que puedan surgir en el entorno de nuestro centro. El personal de Clínica Bustillo ha sido adiestrado en el uso del DEA, un dispositivo con el que se puede contribuir a evitar el fallecimiento de aquellas personas que sufran una parada cardíaca y requieran una atención inmediata.

El desfibrilador es un equipo electrónico que administra una descarga eléctrica al corazón a través de la pared torácica. Sus sensores integrados analizan el ritmo cardiaco del paciente, determinan cuándo es necesaria la desfibrilación y administran la descarga al nivel de intensidad apropiado.

Según un informe del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, «las paradas cardíacas (PC) extrahospitalarias son un problema de primera magnitud para la salud pública. Así, se estima que cada año se producen en España más de 24.500, lo que equivale a una media de una parada cardiaca cada 20 minutos».

En Europa suceden más de 700.000 casos al año, y solo una atención inmediata puede reducir el índice de mortalidad, que en los casos más graves como el infarto agudo de miocardio, supera el 30%.

Se estima que en Navarra hay más de 330 desfibriladores, distribuidos en centros públicos y entidades privadas.