Injertos en bloque de la propia boca, para la recuperación de la anchura

Injertos de mandibular para aumentar la anchura del hueso para implantes clinica bustillo 3

Como hemos señalado en diversas ocasiones, una de las principales dificultades para la colocación de implantes dentales se debe a la ausencia de hueso.

Bien por la edad, por diversas patologías o porque ha pasado bastante tiempo desde que se perdieron las piezas dentales, antes de realizar el proceso de implante es necesario reconstruir la masa ósea de la zona con el fin de asegurar el éxito de la intervención a largo plazo.

Se utilizan diferentes técnicas de regeneración ósea, en las que primero siempre se intenta recurrir a métodos menos traumáticos, como la reconstrucción a partir de plasma del propio paciente combinado con biomateriales.

Sin embargo, hay ocasiones en que debemos recurrir a injertos de hueso obtenidos del individuo. Hace tiempo, se utilizaba masa ósea procedente de la cadera. Hoy día extraemos el hueso de diferentes partes interiores de la mandíbula, que ofrecen muchas posibilidades. Rara vez nos servimos de la cadera. Solo en casos muy extremos.

La obtención de los injertos de la mandíbula se realiza en el interior de la boca, por lo que no se aprecia ningún cambio estético en el rostro.

Vemos este tipo de intervención en un caso de una persona de setenta años, que había perdido la anchura necesaria para llevar implantes en el hemimaxilar derecho.

Se obtiene el hueso del mentón, mediante la extracción de dos bloques que después se insertan en la zona afectada. Vemos en la simulación 3D el antes y el después, donde se aprecia el cambio de anchura tras la labor del cirujano.

 

Injertos de mandibular para aumentar la anchura del hueso para implantes clinica bustillo 1 bisInjertos de mandibular para aumentar la anchura del hueso para implantes clinica bustillo 2 bis

 

Los huecos generados por el hueso extraído se regeneran con la aplicación de biomateriales y las piezas en bloque se insertan en el área donde irán los implantes. A su vez, estas se refuerzan con membranas de colágeno que ayudan a proteger la cicatrización de los injertos.

Transcurrido varios meses, el paciente ya muestra un espacio reconstruido en el que se pueden ubicar los implantes. Y al cabo de un tiempo, una vez finalizado todo el proceso, no quedan secuelas visibles de la operación. La paciente ha recuperado las piezas dentales y la funcionalidad.

Puedes ver una explicación más detallada en el caso de estudio. Y si tienes dudas o deseas más información, contacta con nosotros.