El mantenimiento de los implantes dentales para obtener resultados óptimos y duraderos

Un tratamiento de implantes dentales seguro y duradero no termina con la colocación de la prótesis definitiva. Después de esta fase, sigue un plan de mantenimiento en el que se combina la higiene personal (con pautas que indicamos en el carné del paciente que se entrega a cada persona tras finalizar el tratamiento) con visitas regulares al centro para revisar el estado de los implantes, las prótesis y las encías.

Solo así podemos velar por que los implantes duren toda la vida, ya que deben atenderse con el mismo cuidado que las piezas naturales. Así es en el caso que nos ocupa en este artículo.

Diagnóstico

Se trata de un paciente que acudió a la clínica para mejorar el deficiente estado de muchas piezas dentales, que le causaba problemas funcionales y un cierto compromiso estético.

Imagen 1. Radiografía donde se muestra la escasez de masa ósea
Imagen 2. Escáner en el que se visualiza asimismo la falta de hueso

Tratamiento

Tras el preceptivo análisis con tecnología digital, se concluyó que lo más adecuado era un tratamiento integral de reconstrucción ósea y colocación de implantes dentales.

También se llevó a cabo un estudio de estética facial para establecer los pasos más adecuados de la rehabilitación.

El proceso se realizó en una sola actuación, en la que se colocaron ocho implantes en el maxilar superior y seis implantes en la mandíbula, al tiempo que se realizaba la regeneración ósea. En el mismo día, se instalaron dientes provisionales fijos sobre los implantes para que el paciente pudiera llevar una vida normal hasta la colocación de las prótesis finales.

Imagen 3. Radiografía en la que se aprecian los injertos de hueso y los implantes colocados

Resultado

Tras el período de cicatrización, se insertó la prótesis definitiva. El resultado fue muy satisfactorio para el paciente, tanto en el plano funcional como en el estético. En estas fotografías cabe observar el aspecto antes de la intervención, y el resultado un año después.

Imagen 4. El paciente antes y después del tratamiento

 

Otro aspecto relevante de este caso, tal como hemos señalado al principio, es la evolución del tratamiento con el paso de los años. El paciente ha acudido regularmente al centro médico para proceder a desmontar la prótesis e higienizarla, y para comprobar el estado de las encías.

Para la tarea de limpieza de mantenimiento de implantes, entre otros protocolos, en nuestra clínica contamos con un equipo pionero, el sistema GalvoSurge, que por ahora utilizan apenas una veintena de clínicas en el mundo.

Consiste en una dinámica de limpieza por irrigación de los restos biológicos que se acumulan con el tiempo en los distintos componentes que forman parte de un implante. En pocos minutos, se asegura una completa higiene del implante con un método sencillo y cómodo para el paciente, que ayuda a conservar las piezas en un estado óptimo y prevenir la peri-implantitis.

En las radiografías e imágenes se puede observar la evolución del tratamiento después de seis años. En ellas se aprecia que tanto los implantes como la prótesis se encuentran en una situación inmejorable.

Imagen 5. Radiografía del estado de implantes de la mandíbula.
Imagen 6. Radiografía del estado de implantes del maxilar superior.
Imagen 7. El paciente 6 años después tras una visita de mantenimiento.

Si padece la pérdida de piezas dentales, problemas de funcionalidad y un progresivo envejecimiento del rostro por su causa, le recomendamos que pida cita en nuestra clínica para que podamos estudiar su caso, en el teléfono 948152878 o a través de la cita online.